Tim // Biofilmografía

Ir abajo

Tim // Biofilmografía

Mensaje  Piratakeira el Dom Abr 27, 2008 3:56 am



Biografía

Este director nacido en Burbank, California, ha conectado siempre de manera muy íntima con su público. No son los grandes presupuestos con los que de vez en cuando ha contado, ni el plantel de actores o os efectos especiales de sus películas, la relación de su cine con el espectador se transmite por una vía mucho más genuina: los personajes de Tim Burton sufren de debilidades que el público hace suyas.

El director de Big Fish (2003) no muestra héroes y si en cambio a seres despegados de la sociedad, freaks que no encajan en la masa, personajes acomplejados y atormentados cuya única salvación es la creación de un mundo propio en el que se sienten reyes, mientras que en la vida real no son mas que especímenes raros.

En su ópera prima La gran aventura de Pee Wee (1985) el protagonista Pee Wee es un adulto de mente infantil que emprende una épica búsqueda de su bicicleta perdida en medio de la gran ciudad; Eduardo Manostijeras, en el film del mismo título de 1990, es víctima de su propia incapacidad para mostrar sus buenos sentimientos, un monstruo maravilloso y lleno de imaginación cuyo corazón de oro no es percibido por la gente normal, que lo margina y persigue por el mero hecho de ser diferente; Batman es la criatura que, vestida de héroe justiciero, enmienda en su mundo particular -la noche- todas las frustraciones, la soledad, los traumas del pasado y la incomunicación que lo acechan durante el día; en Pesadilla antes de Navidad (1993) Jack Skellington es un iluso.

En una ciudad de cuento de terror, él es el único que cree en la Navidad; las películas de Ed Wood en el film homónimo de 1994, nacen de la particular creatividad de un director que se cree genial cuando no es más que un panoli para el resto del mundo; y por último, el Ed Bloom de Big Fish ha vivido con un pie en la tierra y las experiencias que le ha dado la vida, y otro pie en su propia fantasía que ha transformado esas experiencias en un mundo propio de cuento de hagas. Cada uno de estos personajes se enfrentan a una barrera permanente que les impide situarse junto al resto del mundo. Todos responden a una parte de la conciencia más íntima de su director, y forman un canal de feed back con nosotros, el público, que también nos hemos sentido incomprendidos alguna vez, incapaces de comunicarnos, dueños y señores de nuestro universo privado e inquebrantable, en el que creemos estar a salvo.

La sinceridad de los personajes de Tim Burton, es la única posible en un hombre con mirada de niño, que se acerca a la vida observándonos a través de su gran lupa de juguete. Burton establece una de las relaciones público-personajes de mayor calado emocional en el cine de hoy en día.

El camino elegido por el director para convertir este paisaje de seres mancos de estima en material fílmico es el que pasa obligatoriamente por el cine de terror de la Universal (evidente influencia de James Whale en Eduardo Manostijeras), la serie B de ciencia ficción de los años cincuenta (Mars Attacks!, 1996, Ed Wood) la Hammer y toda su idiosincrasia visual (Sleepy Hollow, 1999) o las sagas de Godzilla y los cartoons (Mars Attacks!) sin dejar de lado el mundo de los artefactos y juguetes extraños de todas las épocas, presente en la mayoría de sus films, desde La gran aventura de Pee Wee hasta Pesadilla antes de Navidad.

La cohesión del cine de Tim Burton, tan solo agrietada por el proyecto de encargo del 2001, el decepcionante remake de El planeta de los simios, proviene de todas estas influencias, que el se encarga de mezclar con su efervescente personalidad creadora, y del hecho de que empezara su andadura e la industria cinematrográfica como animador en la Disney, donde ejercitó su buen arte para el dibujo y el imaginario visual. Su labor con el carboncillo dejó las primeras huellas en los dos fantásticos cortos previos a su consagración en el mundo del largo, Vincent y Frankenweenie, el primero es un homenaje desde el corazón de un fan a su admirado Vincent Price, que después aparecería en Eduardo Manostijeras, y el segundo una lectura personal, en clave de familia de clase media americana, al mito de Frankestein. Ambos cortos ya aciertan en todos los puntos que caracterizarán el cine de Burton en el futuro, y son indisociables del resto de su filmografía, para nada obras menores, de hecho, se proyectaban ambos junto a Pesadilla antes de Navidad cuando esta se estrenó en las salas en 1993.

La carrera de Burton ha tenido periodos bastante diferenciados. Se inicia oficialmente con La gran aventura de Pee Wee, protagonizada por el entonces exitoso cómico Paul Reubens, una historia (con muchos paralelismos con la neorrealista Ladrón de bicicletas) ideal para desplegar el talento imaginativo del director. En 1988, Bitelchús deviene un éxito un tanto extraño viniendo de una historia donde la incoherencia y el subrealismo ganan a la lógica narrativa y donde los efectos especiales relegan a los personajes a meras comparsas de función; Michael Keaton protagonizó la traca, y para entonces la relación artística con Danny Elfman, compositor de bandas sonoras, ya estaba consolidada y empezaría a dar invariablemente sus buenos resultados en las películas que habían de llegar.

El periodo Batman (1989), Eduardo Manostijeras (1990) y Batman vuelve (1992) representa la cúspide en su cine en cuanto a frescura y libertad creativa. El Tim Burton de Batman mieve cuidadosamente cada ficha en una producción millonaria y ultra calculada, un tira y afloja constante con el estudio, consiguiendo un producto personal a la vez que comercial y apto para una invasión de merchandising nunca vista hasta entonces; y el Burton de Eduardo Manostijeras abre lo más profundo de su alma en una historia atemporal, de gran originalidad icónica, que, apuesto, será juzgada por las futuras generaciones como el mejor de sus films.

En 1993 produce y apadrina creativamente Pesadilla antes de Navidad, y por Ed Wood recibirá dos Oscars y estrechará lazos con su actor fetiche, Johnny Depp (según Burton: "Me encantan los actores como Johnny Depp, como Dianne Wiest y Alan Arkin, actores que, muy sutilmente, dan un montón de cosas a los demás personajes, son muy generosos"). Mars Attacks! no convenció a nadie por su anarquía y la falta de punto de vista, con Sleepy Hollow volvió a desplegar todo su talento visual a partir de un relato de Washington Irving.

Por último, El planeta de los simios se me antoja ahora mismo como un paso inútil hacia un callejón sin salida, solo entendible en base a un lucrativo compromiso con un gran estudio que luego le permita el respaldo económico y una mayor libertad para proyectos más personales. Big fish es el regreso al cine más personal de su autor, una tierna historia sobre el arte infantil de escuchar un cuento y el arte más infantil todavía de contarlo.

Filmografía

· Largometrajes dirigidos:

- 1985 · Pee Wee's big adventure ·


- 1988 · Bitelchus (Beetlejuice) ·


- 1989 · Batman (Batman) ·


- 1990 · Eduardo manostijeras (Edward scissorhands) ·


- 1992 · Batman vuelve (Batman return) ·


- 1993 · Pesadilla antes de Navidad (Nightmare Before Christmas) ·

- 1994 · Ed Wood (Ed Wood) ·


- 1996 · Mars Attacks! (Mars Attacks!) ·


- 1999 · Sleepy Hollow (Sleepy Hollow) ·

- 2001 · Planet of the Apes (Planeta de los Simios) ·


- 2003 · Big Fish (Big Fish) ·


- 2005 · Charlie and the Chocolat Factory (Charlie y la Fábrica de Chocolate) ·

- 2005 · The Corpse Bride (La Novia Cadáver) ·


· Otros trabajos

- 1982 · Vincent · Corto

- 1982 · Hansel y Gretel ·

- 1982 · Frankenweenie · Corto

- 1984 · Faerie Tale Theatere: Alladin and his wonderful lamp ·

Fuente: groups.msn.com/burtonspain
avatar
Piratakeira
Princess Depp!
Princess Depp!

Cantidad de envíos : 172
Edad : 23
Fecha de inscripción : 20/04/2008

Ver perfil de usuario http://deppaddicted.es

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.